30 mar. 2011

Constatación brutal del pasado

Con este título tan cargado de (buenas) intenciones quiero hablar de la penúltima novela corta de Philip Roth, Indignación, publicada en 2009 por Mondadori y estupenda como todo o casi todo lo escrito por Roth.

Situémonos. Verano de 1950, Estados Unidos inmersa en la guerra de Corea. Un muchacho judío de, otra vez, Newark acaba de terminar el período de instituto. El padre del muchacho es carnicero kosher y el muchacho le ayuda en la tienda. Se trata de un joven estudioso, trabajador,

28 mar. 2011

Mímesis y simulacro

Tyrone Slothrop es el (uno de los) protagonista(s) de la novela de Thomas Pynchon El arco iris de gravedad. Slothrop, militar norteamericano que trabaja para la inteligencia aliada en Londres durante la Segunda Guerra Mundial, experimenta una erección cada vez que una V-2 alemana se cierne sobre la castigada capital británica(1). De niño fue sometido a experimentos pavlovianos, condicionándose cierta respuesta de sus partes blandas, pudendas, gónadas, pene a la cercanía del Imipolex G, plástico usado en el aislamiento interno de cohetes.

23 mar. 2011

Mind the gap

Recuerdo la negativa de Javier Marías a comprar o usar un teléfono móvil o un ordenador y cómo se jactaba de ello. Recuerdo cómo se comunicaba con la administradora de su web de fans mediante faxes en los que, tal y como hubiera hecho de disponer de una tonta ventana de chat, manifestaba tener sueño, pues era tarde. Sin embargo tenía reproductor de dvd, para hartarse de ver películas, algo que le encantaba.

21 mar. 2011

Cuentos rusos

Hoy, explorar una mesa de Novedades es como asistir a un mitín político en plena campaña electoral: las mentiras, más o menos ordenadas por criterios tan espurios como la geografía, el género o la lengua original de la escritura, exhiben sus atributos estéticos por medio de una pornografía de mensajes pretendientes de una atención que conocen de antemano esquizofrénica, precisamente a causa de, entre otros,

11 mar. 2011

Facebook va a cambiar la literatura

Artículo originalmente publicado en Hermano Cerdo. Edición y correcciones a cargo de René López Villamar.

Cómo han cambiado las cosas. Hasta hace poco la creación literaria era un proceso compuesto por una serie de pasos consecutivos dentro de un entorno cerrado que constaba de dos figuras principales: autor y editor. Se sabía de una obra cuando el trabajo estaba finalizado y fuera de imprenta.

9 mar. 2011

Entrevista a Thomas Pynchon

Hace meses envié una petición a Vintage Books, la firma de Random House encargada de publicar los libros de Pynchon, en la que solicitaba una entrevista vía mail con nuestro autor preferido. Pensé que quizá con amabilidad y siendo yo un don nadie, conseguiría llamar la atención de los editores y, con ello, llegar hasta el mejor escritor vivo. Tenía la vaga intención de sonsacarle el secreto de su escritura, más bien de su capacidad y paciencia.

8 mar. 2011

Óscar Gual en "El juego de tu vida"

A nosotros, mortales lectores, nos va el rollo voyeur. Queremos saber más sobre quienes escriben para entretenernos. Somos conscientes de nuestro papel pasivo, pero nos importa poco. Con todo, sólo por una vez, queremos joder en lugar de ser jodidos.
Para ello necesitamos a un escritor candidato. Que escriba bien y cuyos libros sean obras maestras. Estas dos premisas excluyen a los jóvenes. No importa si se trata de un cabrón,

6 mar. 2011

La fuerza de la gravedad

Ahora que Francesc Serés publica nuevo libro —alabada sea Mondadori—, es lícito hablar de su antepenúltimo trabajo, La fuerza de la gravedad. Como Materia prima, el penúltimo, se trata de un libro de relatos. Si en éste la materia prima la constituían esos nadies que tanto nos gustan y el enfoque y estilo eran netamente periodísticos, en La fuerza de la gravedad la temática es similar aunque más amplia,

2 mar. 2011

Darse de baja

Hubo una época muy extensa, muy larga, en la que compraba libros. Gastaba un dinero considerable en todo tipo de librerías, industriales y anónimas, con encanto o sin él, en libros viejos y nuevos. Casi todo lo que compraba y leía era literatura, nada de best-sellers, sí algo de economía y empresas. No sé cuántos libros tengo, si los contara obtendría una cifra indecente. No me preocupa el espacio para guardarlos, mi casa es enorme y todavía cabrían tres o cuatro miles más. En cierto sentido
Thomas Pynchon

El maestro

David Foster Wallace

Un discípulo aventajado

Entrevista en origen

A modo de evangelio

Hermano Cerdo

Sigueleyendo

Revista de Letras

Jot Down Cultural Magazine

Suomenlinna

Javier Calvo

Correspondencias

Hugo Abbati

Las teorías salvajes

Pola Oloixarac